Llega a las pantallas una nueva adaptación de ‘Cumbres borrascosas, el clásico de la literatura que escribió Emily Brontë en el siglo XIX y que cuenta la tormentosa historia de amor de dos hermanastros, Heathcliff y Catherine Earnshaw. La británica Andrea Arnold dirige, y lo hace con un enfoque diferente, incluso experimental, que prescinde de diálogos y situaciones para cederle el protagonista al oscuro paisaje y el carácter salvaje de sus protagonistas. ¿Es ‘Cumbres borrascosas’ la mejor adaptación de la novela hasta la fecha? No. Sin embargo, sí que presenta al mejor Heathcliff hasta ahora visto.

Los jóvenes Heathcliff y Catherine

Cumbres borrascosas‘ (Wutheing heights), 2012. Reino Unido.
Dirección: Andrea Arnold
Guión: Andrea Arnold y Olivia Hetreed, a partir de la novela de Emily Brontë
Reparto: Kaya Scodelario, James Howson, Nichola Burley, James Northcote, Shannon Beer y Solomon Glave.
Un granjero de Yorkshire encuentra en las calles de Liverpool a un chico sin hogar y
se lo lleva consigo a su granja para que viva allí como parte de su
familia. El joven, al que llaman Heathcliff, iniciará una obsesiva relación con la hija de su cuidador, Catherine Earnshaw.

‘Cumbres borrascosas’ destaca por su opacidad. La ausencia de diálogos y de escenas que permitan entender el contexto y la situación de las dos familias en disputa, los Earnshaw y los Linton, no ayuda, sin duda, a los espectadores desconocedores de la historia.

Sin embargo, la película de Andrea Arnold, una directora que llama la atención por su retrato de personajes desesperados, sí que logra transmitir con acierto tanto el carácter obsesivo y tormentoso de Heathcliff como su especial relación con Catherine.

Contribuye a ello una estupenda ambientación y fotografía, así como la memorable interpretación de los dos actores que dan vida a los jóvenes protagonistas. Ellos, de hecho, protagonizan la más poética, sensorial y arriesgada parte del filme, la que de verdad merece los elogios.

Kaya Scodelario es la Catheirne adulta

Porque, una vez que Heathcliff y Catherine pasan a sus versiones adultas, los efectos negativos de la parquedad de diálogos se dejan notar. Falta historia. Además, el ritmo se ralentiza, y a las nuevas escenas se le suman flashbacks de las anteriores que sólo contribuyen a hacer el último tramo más aburrido.

Para colmo, las numerosas escenas con lluvia, los repetidos arrebatos de ira de Heathcliff y sus continuas escapadas a la casa de los Linton generan una sensación de monotonía que, en cine, puede arruinar una película completa.

James Howson es el Heathcliff adulto

Sólo ese deseo de transmitir un ambiente oscuro, seco y aislado del mundo, donde los instintos parecen adueñarse de todo, convierte ‘Cumbre borrascosas’ en una adaptación más o menos memorable. Porque, la verdad sea dicha, la sensación de agobio que invade al espectador tarda en desaparecer.

Nota: 4 / 10
Para recordar:

Shannon Beer
  • Que Heathcliff sea negro, lo que ayuda a entender mejor su aislamiento -en la versión original es gitano-.
  • La arriesgada puesta en escena de Andrea Arnold, que, como poco, sorprende.
Para olvidar:

James Howson
  • Su parquedad de diálogos, que da por hecho que el espectador conoce ya la historia. 
  • La lentitud con que avanza la trama. 
  • Un final muy poco conclusivo, que, de hecho, prescinde de la segunda parte de la novela de Emily Brontë.