Dallas Buyers Club‘ es el trabajo definitivo de Matthew McConaughey. Una película que siempre se recordará por la extrema transformación física del actor y también por su valía como intérprete, que le ha valido un Óscar. Y en la carrera del antaño galán de comedias el drama dirigido por Jean-Marc Vallée siempre ocupará un lugar especial. Ha sido su consagración, la última prueba de que el texano es un potente intérprete. Sin McConaughey, ‘Dallas Buyers Club’ no hubiera recibido tanto bombo y quizás tampoco esas 6 nominaciones a los premios de la Academia que atesora (tres de ellas con premio). Lo que no significa que estemos ante un drama sobre el sida realizado con emoción y agilidad.

Jared Leto y Matthew McConaughey, cargados de premios por ‘Dallas Buyers Club’

Dallas Buyers Club‘. 2013. EE.UU.
Dirección: Jean-Marc Vallée
Guión: y

Reparto: , , , y .
Ron Woodroof ve su vida desmoronarse cuando se contagia de SIDA en
1986
. En una época en la que las medicinas para contrarrestar la
enfermedad son todavía ilegales, Woodroof buscará la forma de
conseguir que sean más accesibles para aquellos que se encuentran
en su misma situación. 

‘Dallas Buyers Club’ utiliza la aventura de Ron Woodroof como excusa para hablar del sida en los 80. De cómo habia un gran desconocimiento entre la población sobre la enfermedad, con numerosas personas creyendo que se trataba de un virus que sólo contraían los homosexuales; del recelo que sentían otros tantos ante los enfermos; y de cómo los pocos medicamentos aprobados entonces apenas mejoraban el estado de los pacientes.

En ese sentido, el club que creó Woodroof, y que permitía una medicación alternativa a cambio de una suscripción, sirvió para entender mejor el sida y sus efectos. Asimismo, le ayudó a él a dejar atrás una rutina de excesos para centrarse en cuidarse a sí mismo y a los demás.

Ron Woodroof se convirtió en su propio médico

Confusa

La evolución que sufre Woodroof se plasma claramente en el guión de Craig Borten y Melisa Wallack, con un Matthew McConaughey totalmente entregado a su personaje; no así la relevancia de su club de compradores, cuyo significado se pierde entre tanta intervención de las autoridades, redadas y visitas al hospital.

Para colmo, el final nos pilla desprevenidos porque no parece un final, y la confusión aumenta cuando leemos ese último mensaje de los millones de vidas que ayudó a salvar el medicamente que toda la trama se ha dedicado a atacar.

Pero, en el fondo, los detalles de la historia no importan. Porque esta película no pretende ser una entrada de la Wikipedia, sino un emotivo drama que invite a recordar el pánico que generó la pandemia del sida a finales de los 80 y a reflexionar sobre el poder y las tácticas de la industria farmaceútica.

Woodroof tuvo que salir al extranjero para encontrar las medicinas adecuadas

Consagración para dos

A eso y a disfrutar con unas interpretaciones memorables, las dos principales ganadores de Óscar. Como comentaba al principio, Matthew McConaughey ha creado en ‘Dallas Buyers Club’ su papel definitivo. No sólo por esa transformación física que casi duele de pensar en ella, sino también por la fuerza que imprime a su personaje. Ron Woodroof es un luchador nato, con sus momentos de flaqueza, como todos, pero sin ganas de rendirse. McConaughey transmite con éxito esa montaña rusa de emociones en la que se mueve Woodroof, logrando que nosotros dejemos de pensar en el actor para ver al personaje desde prácticamente el primer fotograma.

El otro intérprete que se está llevando todos los halagos es Jared Leto en su regreso al cine 5 años después. Leto da vida al socio de Woodroof, Rayon, un travestí enfermo de sida y enganchado a las drogas que intenta sobrevivir sabiendo que el fin de sus días llegará muy pronto. Y ello le aterra. Sólo por la voz y los movimientos femeninos que concede al personaje (aparte de otra extrema transformación física), Jared Leto merece todos los premios que está recibiendo. Pero es que, además, hace de su Rayon un personaje tan frágil y complejo que es inevitable sentirse cautivado por su actuación.

Jared Leto, una muñeca de porcelana

Imagino que el buen hacer de los intérpretes proviene mayormente de ellos, pero sospecho que Jean-Marc Vallée es también un buen director de actores, porque hasta Jennifer Garner, muy normalita en todos sus trabajos, sorprende con un grado más en su escala interpretativa.

De lo que sin duda puede presumir Vallée es de su buen sentido del ritmo. ‘Dallas Buyers Club’ podría haber sido otro melodrama más de sobremesa, con todos los tics propios del género, si no fuera por la agilidad de la narración y un montaje moderno que no permiten ni un solo bostezo.

Matthew McConaughey y Jennifer Garner vuelven a trabajar juntos después de ‘Los fantasmas de tus ex novias’ (nada que decir)
Nota: 7 / 10

Para recordar:

  • La transformación física de Matthew McConaughey
  • La ternura que inspira Jared Leto
  • El montaje.

Para olvidar:

  • El final, no se explica bien.