La ciudad de Nueva York no es sólo el mayor plató de cine que existe. Es también un lugar mágico para contar historias de supervivencia y descubrimiento personal. Lo comprobamos hace unos meses con A propósito de Llewyn Davis, el relato de un cantante folk que intenta abrirse hueco en la industria de la música, y volvemos a verlo ahora con Frances Ha, la aventura de una aspirante a bailarina en la gran manzana. En los dos casos, los protagonistas sufren penurias económicas y se ven obligados a recurrir a la generosidad de otros para poder dormir bajo techo mientras persiguen sus sueños. Pero la comedia de Noah Baumbach es mucho más optimista, alegre y divertida que el filme de los Coen, y, por otro lado, casi tan inolvidable como aquél.

Greta Gerwig es Frances Ha

Frances Ha‘. 2012. EE.UU.
Dirección: Noah Baumbach
Guión: Noah Baumbach y Greta Gerwig.
Reparto: Greta Gerwig, Mickey Sumner, Adam Driver, Michael Zegen y Grace Gummer.
Frances (Greta Gerwig) tiene 27 años y está decidida a cumplir su sueño de ser bailarina en una compañía de danza de Nueva York. Vive con una amiga y disfruta de la vida con alegría y despreocupación, a pesar de que desea mucho más de lo que tiene.







‘Frances Ha’ retrata la vida de una alegre y excéntrica aprendiz de bailarina en las calles de Nueva York y nos habla de sus sueños, su edad, sus amigos, sus novios y su dificultad por llegar a fin de mes. Pero la trama que han escrito juntos Noah Baumbach, nominado a un Óscar por el guión de ‘Una historia de Brroklyn’, y la protagonista de la película, Greta Gerwig, no pone el foco en la supervivencia en la caótica gran ciudad, sino en la amistad.

El hilo conductor del relato es la férrea amistad que une a Frances y Sophie, que se ve deteriorada por los cambios inevitables de la vida adulta como son una mudanza o una relación estable. Unos cambios que sobre todo hacen mella en la feliz Frances, quien sólo pide a la vida poder compartirla con alguien con quien pueda cruzar miradas cómplices a través de una habitación abarrotada. Y ese alguien no tiene por qué ser un interés romántico, sino un buen amigo, porque los romances vienen y se van pero los amigos de verdad suelen permanecer para siempre.

Sophie y Frances son “la misma persona, pero con distinto peinado”

Ese interés por la amistad, y no por el romance (las dos amigas bromean, de hecho, con parecer una pareja), aporta frescura y naturalidad a una película que cautiva enseguida al espectador y le arranca unas cuantas sonrisas.

Sonrisas motivadas por la extravagancia de las chicas, sobre todo Frances; el acertado uso de la música que acentúa la sensación de nostalgia que también provoca el blanco y negro; y la inevitable sensación de optimismo que transmite toda la película a pesar de que la trama pasa por situaciones algo deprimentes (el viaje a París, por ejemplo).

La hija de Meryl Streep, Grace Gummer, también participa en la película

Brillar con naturalidad

En general, el guión de ‘Frances Ha’ es tan excéntrico, desordenado y alegre como la propia protagonista, o al menos da esa esa sensación. Ella, que interviene en todas y cada una de las escenas del filme, es uno de esos personajes que enamoran al instante, aunque a ratos puede resultar un poco cargante. Greta Gerwig le da vida con tanta naturalidad que es imposible no asociar el personaje a la actriz, lo que le ha valido una merecida nominación a los Globos de Oro.

El resto del reparto simplemente interactúa con ella para que Gerwig brille y siempre lo consigue. Así, el espectador rápidamente empatiza con esta aspirante bailarina que renuncia a darse por vencida a pesar de que el sentido común le diga que es la única opción.

Frances Ha es una chispa de alegría en la vida de aquellos que la aceptan con sus excentricidades

Y con buena música, las calles de Nueva York, unos cuantos apartamentos distintos y muchos conocidos, Frances vive su vida. Una vida que quizás no es emocionante pero sí parece muy real, y que nos llega con tanta pasión que nos encanta presenciarla.

Nota: 7 / 10

Para recordar:

  • Que Greta Gerwig haya alcanzado el reconocimiento que llevaba años pidiendo.
  • El uso de la música

Para olvidar:

  • Que el personaje de Frances resulte tan extravagante que en ocasiones llegue a molestar.