Como suele ocurrir con todas las muertes, poco después del fallecimiento de Steve Jobs me interesé por lo que había sido su vida. Leí un par de reportajes, me hice con la estupenda biografía escrita por Walter Isaacson y vi el telefilme de los 90 Piratas de Silicon Valley, que antes de la revolución i (iPod, iPhone, iPad) contaba la tortuosa relación entre Jobs y su gran competidor, Bill Gates. Entonces la película dirigida por Martyn Burke y nominada a 5 premios Emmy no me entusiasmó, sobre todo por su extraña mezcla de géneros que hacía difícil seguir la historia. Pero ayer, cuando vi el retrato del fundador de Apple que Joshua Michael Stern ha realizado para el cine enjOBS‘, eché de menos el telefilme. Porque aquel, al menos, superaba el aprobado; éste no alcanza a rozarlo.

Ashton Kutcher es Steve Jobs. Parecido razonable.

jOBS‘. EE.UU. 2013
Dirección: Joshua Michael Stern
Guión: Matt Whiteley
Reparto: , , , , y .
Steve Jobs se propone cambiar el mundo cuando funda con Stephen Wozniak la empresa Apple en el garaje de su casa. Años después, y a pesar de los confictos personales y laborales, lo conseguirá. 

Steve Jobs fue el último gran visionario de la historia y un auténtico revolucionario. Fomentó los ordenadores de consumo, los reproductores de música digitales, los teléfonos de pantalla táctil y la tableta; e hizo de sus productos un paradigma de estilo de vida. Pero también fue un hombre de trato complicado, con numerosas contradicciones (reniega de su hija pero le pone su nombre a un ordenador) y una vida con etapas muy marcadas. Por eso no resulta extraño que el cine se haya interesado en su persona, pero hasta ahora nunca ha acertado del todo.

Porque la personalidad y la trayectoria de jOBS fueron demasiado complejas para tratarlas en una película de unas 2 horas. ‘Piratas de Silicon Valley’ se acercó bastante al objetivo, gracias, quizás a que tomó un punto central sobre el que hacer girar el argumento: la rivalidad entre el fundador de Apple y el de Microsoft. Y con una meta en mente, el trabajo resulta más sencillo.

‘jOBS’, sin embargo, avanza por la vida del visionario un poco a tientas y sin un destino claro. Y ello, unido a la interpretación forzada de Ashton Kutcher, acentúa la sensación de que la razón de ser de esta película es la oportunidad, no la necesidad, o el deseo, de contar una historia. Y mira que tienes historia para rato.

Fundadores de Apple, Jobs y Woz, Ashton Kutcher y Josh Gad

Sí que es cierto que el guión de Matt Whiteley pone el foco en la obsesión por la belleza que siempre caracterizó el trabajo de Steve Jobs, pero, insisto, la personalidad del empresario tenía tantos matices que parece superficial centrarse en su gusto por los diseños bonitos. Para colmo, esos matices se presentan en la trama pero de manera fugaz, como si el espectador conociera de sobra su contenido.

Al final, ‘jOBS’ es eso, superficial. Superficial y claramente aduladora de su protagonista, lo que tampoco me convence. El visionario contribuyó a cambiar el mundo, sí, pero su forma de ser dejaba, sinceramente, mucho que desear. Es, además, pretenciosamente emotiva, arrancando desde el minuto uno con músicas dramáticas y aplausos que buscan ponerte la piel de gallina.

Markkula y Sculley, ¿villanos de turno? Dermot Mulroney y Matthew Modine

Y Ashton Kutcher, por mucho que se esfuerce por caminar como Jobs, hablar como él y enrojecer de ira ante sus empleados, no nos engaña. Tenemos muy presente en todo momento que se trata de Ashton Kutcher interpretando a Steve Jobs, y no de Steve Jobs.

Por lo tanto, si te apetece ver una película sobre Apple y su fundador, escoge ‘Piratas del Silicon Valley’. Aprenderás más, comprenderás mejor y sobre todo disfrutarás.

El nuevo Steve Jobs
Nota: 4 / 10

Para recordar:

  • Que el filme incluya al menos una presentación de Steve Jobs, su gran fuerte.

Para olvidar:

  • Ashton Kutcher no da la talla. 
  • Que los secundarios sean una exhalación pero, aún así, la película pretenda que tienen gran peso en la trama. 
  • Atufa a telefilme de sobremesa por todas partes.