Contados son los casos en que la adaptación de un libro a la gran pantalla supera a la novela. El Millenium. Los hombres que no amaban a las mujeres dirigido por David Fincher es, en mi opinión, uno de ellos. A pesar del fervor que ha suscitado a nivel mundial la saga del sueco Stieg Larsson, yo siempre he pensado que la trama avanza muy despacio y que el misterio no resulta tan misterioso. Bien, pues David Fincher le da a Millenium lo que necesita: ritmo. El realizador de Seven o La red social construye un thriller detectivesco ágil, intenso e incómodo de ver; una película fiel a su estilo. Además, los personajes principales tienen el magnetismo esperado y el ambiente hostil de la Suecia polar encaja a la perfección con la historia. Sin embargo, 160 minutos son muchos minutos, incluso para David Fincher.

Los hombres que no amaban a las mujeres se centra en la investigación de un presunto asesinato cometido 40 años atrás, y lo hace con la excusa de retratar a dos personajes: el periodista Mikael Blomkvist (Daniel Craig), un hombre comprometido con la búsqueda de la verdad que debe enfrentarse a sus errores; y Lisbeth Salander (Rooney Mara), quizás la heroína más atípica de la literatura y el cine, una joven tan antisocial como superviviente.

Millenium. Los hombres que no amaban a las mujeres

Así, la película arranca con dos tramas paralelas, que sitúan a los personajes y muestran las motivaciones que más adelante les llevarán a trabajar juntos. Hasta ese momento, el misterio queda relegado a un segundo plano, del que apenas sale durante el resto del metraje.

El guión de Steven Zaillian (La lista de Schindler) y la dirección de David Fincher han querido centrarse más en los personajes que en la acción, lo cual es un acierto y un error al mismo tiempo. Acierto porque tanto Mikael como Lisbeth son lo suficientemente carismáticos como para atraer por sí solos a los espectadores al cine; pero también error porque el argumento da la sensación de estar un poco diluido, y todo el potencial que tenía la desaparición de Harriet Vanger –la presunta víctima del asesinato– acaba desaprovechado.

Millenium. Los hombres que no amaban a las mujeres

Para colmo, la película avanza, de manera innecesaria, más allá de la revelación del misterio, convirtiendo sus 160 minutos de duración en excesivos.

El resultado final es un thriller magnético con una ambientación cuidada y absolutamente ningún reparo en mostrar la violencia y crudeza de determinadas situaciones, lo que hace de Millenium. Los hombres que no amaban a las mujeres –horrible título, por cierto– una película difícil de ver, pero que merece la pena.

Millenium. Los hombres que no amaban a las mujeres

Nota: 8 / 10

Para recordar:

Puesto que la comparación es inevitable, la Lisbeth Salander de Rooney Mara, mucho más inestable y frágil que la que interpretó Noomi Rapace en la versión sueca. 

Los títulos de crédito a ritmo de la magnífica ‘Immigrant song‘ versionada por Atticus Ross y Trent Reznor.

El paisaje helado

Los ligeros cambios del guión con respecto a la novela de Stieg Larsson.

  Para olvidar:

El tramo final, que podría haberse suprimido.