En Estados Unidos se llevan mucho las comedias de historias absurdas. Personajes extravagantes, situaciones ridículas y un pelín de mala leche que, últimamente, funcionan en la gran pantalla. ‘Sácame del paraíso‘ es el último ejemplo. La comedia protagonizada por Jennifer Aniston y Paul Rudd presenta a una pareja que se muda de Manhattan a una comuna hippy, donde conocen a todo tipo de individuos, a cada cual más estrambótico. La trama carece de consistencia y las bromas resultan demasiado obvias, pero, aún así, consigue arrancar alguna carcajada.

‘Sácame del paraíso’ es un nuevo intento de sacar partido al intercambio de culturas, esta vez en clave de comedia. Aquí se enfrenta la típica pareja neoyorquina que busca el éxito profesional con una comunidad de individuos que reniegan de propiedades al tiempo que promueven la paz y el amor libre. A partir de ahí, las situaciones cómicas resultan previsibles. Los efectos de un alucinógeno, proposiciones indecentes, una rebelión ante los promotores de un casino… Nada que no hayamos visto antes.

Sácame del paraíso

Sin embargo, eso no impide que disfrutemos de la peculiar aventura de esta pareja neoyorquina. Las bromas hacen gracia, y Paul Rudd y Jennifer Aniston, que ya habían trabajado juntos en dos ocasiones anteriores –’Mucho más que amigos’ y la serie ‘Friends’–, tienen química. Además, cuentan con el suficiente carisma individual para poder prescindir del otro y que el espectador conecte con ellos.

Por su parte, los extravagantes habitantes de la comuna cumplen con su función cómica, al igual que el hermano y la cuñada de George (Rudd). De hecho, se podría afirmar que los únicos cuerdos en esta historia son George y su mujer (Aniston).

Sácame del paraíso

Más allá de la búsqueda de la comicidad, el argumento de ‘Sácame del paraíso’ no tiene un rumbo claro. Aunque existe algún momento en que parece que la trama se centrará en la defensa de la comuna o el intercambio de parejas, finalmente no es así, y la historia concluye más o menos en el mismo punto donde arrancó.

Eso sí, con simpáticas y divertidas escenas por el camino.


Nota: 6 / 10

Para recordar:

El viaje en coche

La química entre Paul Rudd y Jennifer Aniston

El exagerado personaje del hermano de George (Ken Marino).

Para olvidar:

Que el personaje de Jennifer Aniston a veces resulte incomprensible.