Que el director de fotografía habitual de las películas de Christopher Nolan, Wally Pfister, debute como director, suscita curiosidad por ver el resultado. Que Johnny Depp y Rebecca Hall participen en el proyecto le da credibilidad, y que la historia gire en torno a la inteligencia artificial atrae a los amantes de la ciencia-ficción. Sin embargo, a pesar de la promesa de, al menos, una interesante película, ‘Trascendence‘ va perdiendo atractivo a medida que avanza hasta quedar reducida a un recuerdo irrelevante. Intrascendente.

Johnny Depp se convierte en el ordenador más avanzado del mundo en ‘Trascendence’

Trascendence‘. 2014. EE.UU.
Dirección: Wally Pfister
Guión: Jack Pangler
Reparto: Johnny Depp, Rebecca Hall, Paul Bettany, Kate Mara y Morgan Freeman.
El Dr. Will Caster (Johnny Depp) es un investigador reconocido en el campo de la inteligencia artificial, que trabaja en una máquina que combina conocimientos y emociones humanas. Cuando un atentado le deja en el lecho de muerte, sus colaboradores intentarán mantenerlo con vida trasladando su conciencia a la máquina… 

‘Trascendence’ plantea los peligros de la inteligencia artificial, de que una máquina posea ingentes conocimientos y controle hasta la mismísima materia. Habla de los límites entre lo ético y lo impredecible y de cómo la ambición y el egoísmo pueden conducir a una auténtica hecatombe. Sin embargo, este jugoso planteamiento conduce a un desarrollo de la historia desastroso.

Da la sensación de que director y guionista, ambos debutantes en sus funciones, han querido abarcar demasiado y, como el propio protagonista de la historia, se han dejado llevar por la ambición. Así, han ilustrado el poder de su máquina protagónica con más y más avances y cada vez mayor control de todo lo que la rodea. Pero, por el camino, se han olvidado de las emociones de los personajes e incluso de que el acto final debería superar en calidad, sorpresa y épica a todo lo visto anteriormente.

Johnny Depp y Rebecca Hall viven una historia de amor que no transmite nada

Pero no es el caso. El desenlace es otro ejemplo de solución rápida a un enredo que no parece tener solución sencilla. Y las emociones humanas se limitan, en esta cinta, al miedo que poco a poco va sintiendo el personaje de Rebecca Hall, pero que no nos ayuda a comprender sus motivaciones.

Así, pasados unos días después de haber visto ‘Trascendence’, uno tiene la sensación de que únicamente ha visto cómo la máquina evolucionaba y que el resto de personajes eran meros monigotes requeridos para llenar los huecos en el plano, sólo eso (en mi caso, una semana más tarde no recordaba que Cillian Murphy o Kate Mara participaban en este desaguisado; no digo más).

Kate Mara y Paul Bettany, los olvidados

Técnica sin alma

Por lo tanto, el debut en la dirección de Wally Pfister ha dejado más decepcionados que satisfechos. No obstante, su labor en la fotografía en digna de alabanza (no esperábamos menos tratándose del ganador de un Óscar por ‘Origen‘) y los efectos visuales también convencen. Pero si la trama hace aguas y el líder del reparto, Johnny Depp, parece tan hastiado de esta película como nos vamos sintiendo los espectadores según pasan los minutos, el conjunto fracasa.

Y la supuesta trascendencia de este experimento de inteligencia artificial se queda en otra fallida cinta de ciencia-ficción que en breve verá su debut en el cajón de los DVD baratos del Media Markt.

Hasta Morgan Freeman aceptó participar en este puzzle de efectos y mala redacción
Nota: 3 / 10

Para recordar:

  • Los efectos visuales y la fotografía. Si algo se le da bien a Wally Pfister es precisamente esa materia.

Para olvidar:

  • Johnny Depp. La única sensación que transmite es el aburrimiento que debe estar padeciendo. 
  • Que Morgan Freeman se esté especializando en breves apariciones en películas de gran presupuesto.