Al final, el universo cada vez más amplio de la factoría Marvel ha terminado por saturarme. No lo creía posible después de lo mucho que me atraen las historias de superhéroes (quienes leéis este blog ya os habréis dado cuenta) y del buen trabajo que Josh Whedon realizó en ‘Los Vengadores’ (2012). Pero su secuela, Vengadores: La Era de Ultrón, lejos de maravillarme y sumergirme en ese mundo de fantasía que tanto agradezco visitar de vez en cuando, se me ha hecho larga. Y eso, en una película donde héroes enmascarados luchan por salvar el mundo, es una mala, mala señal.

Quizás hay que echar la mirada atrás para averiguar por qué ‘Los Vengadores’ me cautivó con tanta facilidad mientras que ‘Vengadores: La Era de Ultrón’ me ha dejado más bien fría (cuando, irónicamente, era la secuela la que me dispuse a ver confiada en que me iba a gustar mientras que a la primera me enfrenté en su día con mucha cautela).

Vengadores: La Era de Ultrón

Desequilibrados

Bien, recuperando el texto que escribí en abril de 2012, leo que Whedon “consigue un sorprendente equilibrio entre los seis superhéroes protagonistas” y que todos viven “tanto momentos dramáticos como intimistas como secuencias de acción”. Pero en ‘Vengadores: La Era de Ultrón’ ni hay equilibrio ni hay momentos para todos.

Thor está desaparecido durante más de la mitad del metraje (y cuando aparece, no le prestamos atención); Capitán América sólo entra en acción para, precisamente, darle forma a las escenas de acción; y la presentación de los dos nuevos héroes, los hermanos Maximoff, llega sin el contexto necesario que nos permita conectar con ellos. Para colmo, la presencia anecdótica de secundarios del universo Marvel como El Halcón (de ‘Capitán América’) o Máquina de Guerra (de ‘Iron Man’) no aporta nada y únicamente satura más una película de superhéroes ya de por sí abarrotada.

Por lo tanto, el aplaudido equilibrio que Josh Whedon obró en la primera reunión de los Vengadores se ha perdido en ésta. Y es que cuantos más personajes pueblan la pantalla, más complicado resulta mantener la historia amena.

Vengadores: La Era de Ultrón

¿Dónde quedaron las risas?

Por otra parte, leo también que ‘Los Vengadores’ es un filme con “mucho humor”, el humor que arranca carcajadas en la sala al tiempo que hace la ciencia-ficción más entretenida y accesible al servir de respiro entre tanta pirotecnia imaginativa y concepto científico. Humor que, por mucho que intente recordar, no aprecio en ‘La era de Ultrón’. Vale que la secuencia del martillo de Thor es divertida, pero lamentablemente el primer tráiler de la película ya la desvelaba. Y Tony Stark, el preferido de la mayoría que suele enamorar con sus comentarios ingeniosos y su falta de humildad, está en esta ocasión muy falto de chispa.

Entiendo que esta secuela pretende darle un giro dramático a las aventuras de los Vengadores y preparar el terreno para un cierre de la trilogía (en realidad serán cuatro películas) épico. Pero el humor, la diversión, los chascarrillos… resultan imprescindibles, a mi juicio, para que no nos sintamos abrumados por el argumento.

Aaron Taylor-Johnson y Elizabeth Olsen

Una trama sin interés

Porque ésa es otra, el argumento de ‘La Era de Ultrón’, con dos seres ultrapoderosos nuevos en este mundo y un montón de conceptos tecnológicos y biocientíficos por el camino, es demasiado denso para el espectador corriente que sólo quiere disfrutar con un espectáculo entretenido y cuyos conocimientos de la iconografía Marvel se limitan a las películas que ha visto.

Además, las subtramas que sirven de relax entre escena y escena de acción no terminan de cuajar porque parecen forzadas. ¿Bruce Banner y Viuda Negra enamorados (o algo parecido)? No me lo creo.

Menos mal, eso sí, que Whedon sigue siendo un as a la hora de rodar escenas de acción multitudinarias. Pero (empiezo a tener la sensación de que en esta crítica sólo hay ‘peros’), esta vez el ritmo se le va de las manos. La secuencia final resulta interminable y trae a la mente el recuerdo de la insufrible batalla que presenciamos en la última entrega de ‘El Hobbit’.

Mark Ruffalo y Scarlett Johansson en Vengadores: La Era de Ultrón

Hastiados

Así pues, pese a que se trata de un título imprescindible para cualquier fan del universo Marvel, que lo haya sido o que pretenda seguir siéndolo, ‘Vengadores: La Era de Ultrón’ te deja más decepcionado que asombrado.

A mí, personalmente, se me ha hecho larga, como comentaba al principio. Y eso significa una cosa: que las aventuras de los Vengadores empiezan a aburrirme. Y, creedme, me da que no soy la única. Sólo hay que fijarse en la cara de Robert Downey Jr (Iron Man) a lo largo de la película para darse cuenta de que el actor también parece estar hastiado con su personaje. Y Vengadores sin Downey Jr. nunca será lo mismo.

Jeremy Renner en Vengadores: La Era de Ultrón


Nota: 6 / 10

Para recordar:

La secuencia inicial. Así se arranca una secuela de acción: con acción.

El reto del martillo. Las aventuras de los Vengadores no serían lo mismo sin momentos de relax para que los personajes interactúen entre ellos.

Para olvidar:

¿Qué le ha pasado a Tony Stark/Iron Man? ¿Dónde ha quedado su chispa?

Demasiado superhéroe en un solo lugar.

El resultado de la inevitable comparación entre el Mercurio de esta película con el Mercurio de ‘X-Men: Días del Futuro Pasado’ (2014): Aaron Taylor-Johnson sale perdiendo.

¿Por qué tengo la sensación de que la película está mal doblada? ¿Sobre todo los diálogos entre Bruce Banner y Viuda Negra? Hay comentarios que parecen no tener sentido.