La Segunda Guerra Mundial es uno de los temas favoritos de la industria del cine, de eso no hay duda. Lo hemos visto prácticamente todo, pero nunca como se cuenta en Jojo Rabbit. La película que escribe y dirige Taika Waititi es una sátira deliciosa sobre el nazismo y la guerra, una de esas películas que te hacen reír al tiempo que te dejan poso para pensar. Es la mirada a un episodio espantoso de la Historia desde los ojos de un niño. Es una de las imperdibles de los Oscar 2020.

Nothing makes sense anymore.

jojo (Roman Griffin Davis)

Desde que Jojo Rabbit ganó el prestigioso premio del público en el Festival de Toronto, entró en casi todas las quinielas de los Oscar, y también en mi lista particular de películas que, sí o sí, tenía que ver esta temporada de premios.

Finalmente se ha hecho con 6 nominaciones a los Oscar y ha sido candidata en casi todos los premios importantes de la carrera: Globos de Oro, SAG, BAFTA, Critics’ Choice, DGA, PGA…

Su palmarés ya anticipa una gran película, que, en mi caso, ha resultado ser todo lo que esperaba de ella e incluso un poco más.

Jojo Rabbit

Jojo Rabbit es original. Un niño que sueña con convertirse en soldado nazi y que tiene a Hitler como amigo, y mentor, imaginario.

Jojo Rabbit es divertida. Porque subraya la ridiculez del ideario nazi y el sinsentido de las guerras con gags ingeniosos y personajes hilarantes (el capitán K, sus subordinados, el niño soldado…).

Jojo Rabbit es adorable. Porque la inocencia infantil es la protagonista. Porque la relación entre la madre soltera a la que interpreta Scarlett Johansson y su hijo es preciosa. Porque dos almas solitarias forjan una amistad en la situación más inesperada.

Jojo Rabbit es conmovedora. Porque al fin y al cabo esta es una historia ambientada en la Alemania nazi y una historia de dos personas que, como todos nosotros, no quieren estar solas.

Jojo Rabbit irradia energía. Desde el colorido vestuario de sus protagonistas hasta la música de David Bowie, sin olvidar los diálogos ágiles, los primeros planos o el carisma de Waititi, que aquí interpreta a Hitler.

Jojo Rabbit

Luz para hacer frente a la guerra

Cuando comentaba arriba que lo hemos visto prácticamente todo de la Segunda Guerra Mundial y el horror nazi, pero nunca antes como lo cuenta Taika Waititi en Jojo Rabbit, me refería precisamente a eso: su energía, su vitalidad, su luz.

Se encuentra en los personajes, en el guion (adaptación libre de la novela Caging skies de Christine Leunens), en la cámara de Waititi, los escenarios, la música…

Una luminosidad que, acompañada de la solidez de los actores jóvenes y el carisma de Scarlett Johansson -en cuanto desaparece, notamos su ausencia- y Sam Rockwell -simpatiquísimo-, convierte Jojo Rabbit en una experiencia inolvidable.

Scarlett Johansson en Jojo Rabbit

Nota: 8 / 10

Para recordar:

Su original propuesta

La vitalidad que irradia

La escena de los zapatos

El indudable talento de Taika Waititi frente al teclado, detrás de la cámara y delante de ella.

Gorki

Para olvidar:

Que haya quien busque más intensidad en la historia.