Cuesta descifrar qué NO vieron en Klaus para que más de una productora rechazara respaldar el proyecto, incluida la misma Netflix, que solo aceptó al tercer intento. ¿Fue la original, divertida y tierna recreación del origen de Papá Noel? ¿Los personajes entrañables? ¿O quizá la técnica que combina dibujo a mano con efectos digitales y que potencia la sensación de estar viendo una película de dibujos como las de antes?

 A true selfless act always sparks another.

klaus

Cuesta entender por qué a punto estuvo de no ver la luz una cinta que ha acabado nominada al Oscar, dejando fuera a la mismísima película animada más taquillera de todos los tiempos, Frozen II, y convirtiéndose en el segundo largometraje español en competir en la categoría -el primero fue Chico y Rita, en 2012-.

Cuesta imaginar cómo a nadie se le ocurrió antes, o puso en marcha, una historia sobre el origen del símbolo más navideño de todos: Papá Noel, Santa Klaus.

Porque eso es lo que cuenta Klaus, cómo el señor de barba blanca y traje rojo se subió un día a un trineo y decidió repartir regalos entre todos los niños del planeta -olvida a San Nicolás de Bari y piensa en un cuento que hable de magia, bondad y amistad-.

Klaus

Imposible no sonreír

Escrita y dirigida por Sergio Pablos, creador también de Gru: mi villano favorito, Klaus es una delicia navideña que lo tiene todo para atraparte de principio a fin y dejarte con una gran sonrisa en la cara. Tengas 10 años o 50.

La acción transcurre en un lugar recóndito, el protagonista es el clásico hijo de papá vago y egoísta que sin embargo tiene un gran corazón, los guiños a lo que hoy conocemos como Papá Noel se suceden con mucha gracia…

Hay equilibrio entre los momentos divertidos y los que te hacen llorar. E Invisible, la canción final que también ha sido nominada al Goya, y que empieza a sonar un segundo después de las últimas y demoledoras palabras de Jesper, te pone la piel de gallina.

¿Qué más puedes pedir a una película navideña para toda la familia? Probablemente, nada más de lo que ya te ofrece Klaus.

Un placer para niños y adultos. Si aún no has visto Klaus, no esperes más. No importa que ya no sea Navidad, la vas a disfrutar de igual manera.

Klaus

Nota: 7 / 10

Para recordar:

Los momentos finales.

La química entre los personajes de Jesper y Klaus.

El diseño de Smeerensburg.

Para olvidar:

La rivalidad entre los dos clanes del pueblo se queda en poca cosa.