Rocketman convence mucho más como musical que como biopic de Elton John. Si te quedas solo con la trama biográfica y prescindes de los números musicales, el resultado es insulso. En cambio, si eliminas el argumento y vas directamente a las canciones, la película de Dexter Fletcher sigue siendo el entretenido y llamativo pasatiempo que en realidad es.

You’ve got to kill the person you were born to be in order to become the person you want to be.

WILSON (Jason Pennycooke)

Rocketman construye el origen como músico de Elton John, seguido de su salto a la fama y la crisis que desencadenan sus acciones, a través de algunos de sus grandes éxitos, temazos que 40 años después aún ponen la piel de gallina.

Es el mejor homenaje que se le puede rendir a uno de los más grandes músicos del siglo XX: una película donde sus canciones son las protagonistas.

Así que, si no te gusta el estilo de Elton John o te aburren los musicales con actores que se echan a cantar y bailar en momentos inesperados, abstente.

Rocketman

Aunque su presencia en la temporada de premios lleve a pensar lo contrario, Rocketman no es una gran película. Amena, sí; hecha con talento, también; pero sin un gancho emocional que realmente atrape entre número y número y te emocione hasta el final.

Su relación más duradera

Quizá porque lo más especial de la biografía de Elton John no es tanto su salida del armario ni su coqueteo con las drogas, como su sólida relación con el letrista Bernie Taupin, una de esas simbiosis que han hecho del mundo un lugar mejor y que rara vez ocurren.

Uno pone la letra, el otro, la melodía y la interpretación. El resultado es arrebatador.

El vínculo Taupin-John, sin embargo, pasa a un segundo plano en cuanto las traiciones amorosas, las drogas y la presión social que tiene que soportar un artista líder en ventas entran en escena. Y ahí el filme de Fletcher pierde, al menos en mi caso, parte de interés.

Taron Egerton y Richard Madden

Comparar Rocketman con Bohemian Rhapsody (2018), biopic de Freddie Mercury, es inevitable. Mientras este último escarbaba con mucho pudor en la complicada vida que llevó Mercury y se alejaba del genio musical del líder de Queen, la cinta de Dexter Fletcher opta por el camino contrario: poner en primera línea las creaciones de Elton John para, a partir de ellas, descubrirnos quién era Reginald Dwight y hacerlo, aparentemente, sin tapujos.

El músico Egerton

Rocketman ha estado presente en la temporada de premios porque Taron Egerton ha puesto toda la carne en el asador para interpretar a Elton John. No solo actúa, también canta y baila, y todo sin perder en ningún momento la conexión con el espectador.

El británico se llevó el Globo de Oro y ha sido nominado al BAFTA, pero se ha quedado fuera de los Oscar 2020.

Su talento al servicio de la música de Elton John es sin duda lo mejor de esta película, además de un vestuario a la altura de las excentricidades del músico y una puesta en escena original.

Eso, y que durante 2 horas eres consciente del impacto que tuvo y sigue teniendo la irrupción de Elton John en la música.

Your song en Rocketman

Nota: 6 / 10

Para recordar:

El descubrimiento de Taron Egerton como actor, artista, talentoso.

El momento Your song, mágico, como la canción.

Para olvidar:

No hay gancho emocional, o al menos yo no lo encuentro.