Si las quinielas aciertan, Tres anuncios en las afueras (Three Billboards outside Ebbing, Missouri) será la flamante ganadora del Oscar a la mejor película el próximo 4 de marzo. Hasta ahora, el filme que escribe y dirige Martin McDonagh ha ganado el Bafta, el Globo de Oro en la categoría de drama y el SAG al mejor reparto. Parte, por tanto, como favorita, más cuando la edición número 90 de los Premios de la Academia se nos presenta como una de las más previsibles de los últimos años. Así las cosas, resulta difícil sentarse a ver esta película y no tener expectativas. Del mismo modo que es complicado dar una opinión sin caer en la tentación de definir Tres anuncios en las afueras como el drama del año o un peliculón. ¿Lo es? No lo tengo claro.

Quizá necesito que pase el tiempo, tomar distancia y disfrutar de este filme sin la presión de esos Oscars que están a la vuelta de la esquina. Lo que sí sé me atrevo a afirmar es que el filme de Martin McDonagh es una película intensa, demoledora, que te mantiene en tensión de principio a fin y que resulta, sobre todo, impredecible. Y es esta última cualidad, su capacidad de sorprender y dejarte con la boca abierta a cada giro que toma el guion, lo que más me ha atrae de Tres anuncios en las afueras.

Those billboards aren’t gonna bring her back, Mildred
(Esas vallas no van a traerla de vuelta, Mildred)
Charlie (John Hawkes), ex marido de Mildred

Insisto. No sabría elegir la película que, a mi parecer, más merece el Oscar en 2018. Pero sí estoy convencida de que todos los premios que hasta ahora ha recibido el guion de Martin McDonagh, y al que pronto sumará la dorada estatuilla, son merecidos. La historia que construye en esta ficticia ciudad de Ebbing, donde una madre alquila unas vallas de publicidad para presionar a la policía a que resuelva el asesinato de su hija, es original, impactante, inspiradora, con cierto humor negro y muchas sorpresas, y, para colmo, está de actualidad -movimiento #MeToo-.

Woody Harrelson y Frances McDormand en Tres anuncios en las afueras

 

Personajes ambiguos

La trama de Tres anuncios en las afueras arranca con Mildred (Frances McDormand) alquilando las vallas publicitarias y continúa con las consecuencias que esta decisión tiene en el resto de personajes -el jefe de policía Willoughby, el agente Dixon-, convirtiéndose no en thriller de investigación policial -si es que alguien pensaba que lo era-, sino en un drama de personajes complejos llenos de matices.

El filme de Martin McDonagh es la historia de Mildred, una madre harta de recibir golpes en la vida, tanto físicos como emocionales, que no duda en enfrentarse a una ciudad entera con tal de ver al asesino de su hija entre rejas, o, mejor dicho, muerto. Y es que Mildred no le teme ni a nada ni a nadie. Violenta, implacable, orgullosa, así es el personaje que, volviendo al tema de los Oscars, le dará a Frances McDormand su segunda estatuilla como actriz. Un reconocimiento incontestable a una interpretación portentosa.

Frances McDormand en Tres anuncios en las afueras

Pero Tres anuncios en las afueras es también la historia de Dixon, un agente de policía racista y violento que emprende su particular viaje de redención a raíz de las acciones de Mildred. A Dixon le da vida un Sam Rockwell que por fin parecer haber encontrado el personaje que le abra la puerta al estrellato. De momento, como McDormand, acumula premios y el aplauso unánime a una actuación visceral y un personaje difícil de querer pero de los que se siguen recordando años más tarde.

Por último, la película de McDonagh cuenta también la historia del jefe Willoughby, un carismático Woody Harrelson que con apenas unas escenas deja huella y, de cuyo personaje, mejor no desvelar nada.

Un drama de personajes, por tanto, pero también una película que aborda temas difíciles como el abuso de poder, el acoso, el racismo, la homofobia, la venganza… Y todo ello con grandes dosis de humor negro y una estética de western que hacen de Tres anuncios en las afueras una experiencia memorable.

Y la excusa que teníamos quienes aún no hemos visto Escondidos en Brujas (2008), el debut de McDonagh, para ponernos a ello de una vez por todas.

Sam Rockwell en Tres anuncios en las afueras


Nota: 8 / 10

Para recordar:

El guion de Martin McDonagh.

La improbable pareja que forman Frances McDormand y Sam Rockwell.

Las cartas de Willoughby.

La banda sonora de Carter Burwell.

Las ganas con las que me quedo ahora de ver

Para olvidar:

Verla doblada al español.